"Violines de la Esperanza" junto a la Orquesta Sinfónica Nacional

Musica | 2023-03-14 15:58:06

Con dirección de Shlomo Mintz, se presentan como parte de la programación del Foro Mundial de Derechos Humanos

Con dirección de Shlomo Mintz, se presentan como parte de la programación del Foro Mundial de Derechos Humanos, el miércoles 22 de marzo a las 20 h en el Auditorio Nacional del Centro Cultural Kirchner. Las entradas, gratuitas, pueden reservarse desde el viernes 17 de marzo.

Como parte de la programación del Foro Mundial de Derechos Humanos organizado por la UNESCO, se presenta un concierto extraordinario del proyecto “Violins of Hope” (Violines de la Esperanza), con dirección y actuación solista del maestro Shlomo Mintz.

Basado en una colección privada de instrumentos de arco utilizados por la comunidad judía antes del Holocausto y durante la Segunda Guerra Mundial, Violines de la Esperanza utiliza varios de estos violines, violas y cellos recuperados por los luthiers Amnon y Avshalom Weinstein, padre e hijo.

La producción del espectáculo se realiza en forma conjunta entre la Embajada de Alemania y la Orquesta Sinfónica Nacional, dependiente de la Dirección Nacional de Elencos Estables del Ministerio de Cultura de la Nación.

El programa está integrado por Un sobreviviente de Varsovia de Arnold Schönberg, con la participación de Marcelo Lombardero como narrador, y el Coro Polifónico Nacional, el Concierto para violín y orquesta en mi menor op. 64 de Mendelssohn y la Obertura Trágica op. 81 de Brahms.

Las entradas pueden reservarse en https://www.cck.gob.ar/ desde el viernes 17 de marzo.

Programa

Arnold Schoenberg (1874 – 1951)
Un sobreviviente de Varsovia, op. 46
Narrador: Marcelo Lombardero
Coro Polifónico Nacional (director: Antonio Domenighini)

Felix Mendelssohn (1809 – 1847)
Concierto para violín y orquesta en mi menor, op. 64

Johannes Brahms (1833 – 1897)
Obertura Trágica, op. 81

Violins of Hope (Violines de la Esperanza)
Violins of Hope es un proyecto de conciertos basado en una colección privada de violines, violas y violoncellos coleccionados desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Muchos de estos instrumentos pertenecieron a judíos antes y durante la guerra. Un gran número de ellos fueron donados por sobrevivientes o comprados a estos. Otros llegaron a través de familiares, y algunos presentan Estrellas de David agregadas por los luthiers que los construyeron. En los inicios del siglo XX, con frecuencia los violinistas amateurs adquirían instrumentos personalizados con detalles simbólicos.

Al criarse en Israel, el luthier Amnon Weinstein conoció a muchos músicos klezmer que compraron estos instrumentos de preguerra por lo que ellos orgullosamente identificaban como Estrella de David. “Cuanto más “judía“ fuera la apariencia del violín, mayor era la probabilidad de que el rabino local recomendara contratar al violinista para la boda y que recibiera propinas de los celebrantes. Si bien no siempre es unívoca la procedencia de estos instrumentos, son símbolos de klezmer y de otras tradiciones judías, que fueron destruidas casi por completo durante el Holocausto”, contó Amon Weinstein que los músicos klezmer le explicaron a él.

Todos los instrumentos tienen un común denominador. Son símbolos de esperanza y una forma de decir: “Recuérdame, recuérdennos. La vida es buena, celébrenla por aquellos que perecieron, por aquellos que sobrevivieron. Por toda la gente”.

Los luthiers Amnon y Avshalom Weinstein, padre e hijo, quienes trabajan en Tel Aviv y en Estambul, son los dueños de esta colección. Dedican su experiencia e infinito amor a asegurar que estos instrumentos, muchos de los cuales fueron de poco valor monetario, se vean bellamente renovados. Pero no basta con esto, sino que logran un sonido fantástico, digno de los mejores músicos y grandes salas de concierto.

Los nazis utilizaron la música, y especialmente a los violines, para humillar y degradar a los judíos en los guetos y en los campos de concentración, y confiscaron varios miles de instrumentos pertenecientes a judíos en toda Europa.

Los conciertos de Violins of Hope (Violines de la Esperanza) son la respuesta suprema a sus planes de aniquilación de un pueblo y su cultura, de destrucción de vidas humanas y de la libertad. Con frecuencia se compara el sonido de los violines con la belleza de la voz humana. Cuando se los ejecuta con talento y espíritu, es sabido que pueden llegar a los corazones y conmoverlos.

Esta fue la función de los violines en la guerra – conmover los corazones, estimular la esperanza de tiempos mejores y difundirla. Dondequiera que hubo música, hubo esperanza.

Estos violines representan la victoria del espíritu humano sobre el mal y el odio. Si bien seis millones de judíos fueron asesinados, su memoria está presente, y retorna a la vida con cada concierto y con cada acto de amor y de celebración del espíritu humano.

La colección "Violins of Hope" consiste actualmente en más de 100 instrumentos, cada uno con un relato y una historia. Los instrumentos han sido utilizados en conciertos ofrecidos en Jerusalén, Estambul, París, Londres, Sion (Suiza), Charlotte, Carolina del Norte y Cleveland (Estados Unidos) y en Madrid, entre otras ciudades, donde además hubo exhibiciones. Los conciertos se realizaron en sinagogas, iglesias, universidades y en salas sinfónicas.

Shlomo Mintz
Shlomo Mintz es considerado uno de los violinistas más destacados de nuestro tiempo, y aclamado por su impecable musicalidad, versatilidad estilística y gran técnica. Durante sus más de 50 años ha tocado con las más grandes orquestas y directores del panorama internacional.

Galardonado con los más prestigiosos premios internacionales como el Premio Internazionale Accademia Musicale Chigiana, el Diapason D'Or, el Grand Prix du Disque, el Gramophone Award, el Edison Award y el Cremona Music Award, en 2006 recibió el título honorífico de la Universidad Ben Gurion del Neguev en Beer Sheba, Israel, y en 2022 fue nombrado Miembro Honorario de la Academia de Música y Danza de Jerusalén (Israel).

Nacido en Moscú en 1959, cuando tenía dos años su familia emigró a Israel, donde estudió con Ilona Feher. Feher presentó a Shlomo Mintz a Isaac Stern, quien se convirtió en su mentor. También fue alumno de Dorothy DeLay en Nueva York. En el escenario desde los 6 años y a lo largo de su carrera, Mintz ha colaborado con artistas como Isaac Stern, Mstislav Rostropovich, Zukerman, Itzhak Perlman, Zubin Mehta, Claudio Abbado, Carlo Maria Giulini, Riccardo Muti, Eugene Ormandy, Yuri Temirkanov, Ida Haendel and Ivry Gitlis, entre otros muchos, y ha tocado con las mejores orquestas del mundo como las Filarmónicas de Nueva York, Berlín, Viena, Chicago, Los Ángeles, Sinfónica NHK (Japón), Concertgebouw y Filadelfia.

A los 18 años, Mintz comenzó paralelamente su carrera como director de orquesta, y desde entonces ha dirigido entre otras muchas, a la Royal Philharmonic Orchestra (Reino Unido), la Filarmónica de Rotterdam y el Concertgebouw de Ámsterdam, la Orquesta Nacional de Francia y la Filarmónica de Israel, además de la Orquesta de la Scala de Milán, Filarmónica de Bolonia, la London Symphony Orchestra, Filarmónica de Rotterdam, Orquesta Nacional de Rusia, Orquesta de la Radio de Stuttgart, La Fenice, las Sinfónicas de Detroit y Melbourne y Orquesta del Teatro Colón. Fue uno de los fundadores del Keshet Eilon International Violin Mastercourse en Israel, un programa de verano de nivel avanzado para jóvenes y talentosos violinistas de todo el mundo en Kibutz Eilon, Israel, y lo dirigió durante dieciocho años (1992-2010). Es también uno de los principales actores / cofundadores del proyecto Violins of Hope.

En 2019, con el sello DECCA, grabó las Seis Sonatas para violín Op. 27 de Ysaÿe y otro CD con los conciertos de Mendelssohn, y para celebrar el 60º cumpleaños de Shlomo Mintz, Deutsche Grammophon ha relanzado recientemente sus grabaciones con una edición que contiene 13 CD's. En los últimos tiempos, Mintz ha escrito obras para orquesta y conjuntos de cámara. Su Anthem to an Unkown Nation se estrenó en junio de 2017 en el Gran Salón Vigadó de Budapest, y su Sonatina para violín y piano se estrenó en Domodossola y Estambul en octubre de ese año.

Invitado regularmente por los concursos internacionales más relevantes, Mintz ha sido miembro del jurado en el Concurso Tchaikovsky en Moscú (1993) y el Concurso Internacional de Música Reina Elisabeth en Bruselas (1993 y 2001). También fue invitado a ser presidente del jurado del Concurso Internacional de violín Henryk Wieniawski (octubre de 2001) en Poznań, Polonia. De 2002 a 2011, fue presidente del jurado del Concurso Internacional de Sion Valais en Suiza, y desde 2012 hasta 2018 director artístico de las Clases Magistrales y Festival Crans-Montana Classics, también en Suiza. Actualmente es mentor y presidente del jurado del Concurso Internacional de Violín de Buenos Aires en Argentina, presidente del Jurado y Director Artístico del Festival Mintz y Concurso Internacional Latinoamericano de Violín de Tucumán (Argentina), así como presidente del Concurso de Violín Ilona Fehér en Budapest (Hungría). Shlomo Mintz prosigue su intensa actividad dirigiendo y tocando en los más importantes escenarios de Europa, Asia, Norteamérica y Sudamérica, además de impartir masterclasses por todo el mundo.

Orquesta Sinfónica Nacional
La Orquesta Sinfónica Nacional fue creada en 1948 como Orquesta Sinfónica del Estado con el objetivo de promocionar a directores, compositores y ejecutantes argentinos y difundir los clásicos de la música en grandes y pequeños auditorios.

Por su invalorable aporte a la cultura musical del país, fue galardonada con el diploma al mérito que otorga la Fundación Konex (1989). Fue distinguida, asimismo, por la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina como Mejor Orquesta de las Temporadas 1996, 2000 y 2002.

Coro Polifónico Nacional
Desde 1968, la función del Coro Polifónico Nacional, a través de sus 94 coreutas, es interpretar obras del repertorio sinfónico-coral, así como otras con acompañamiento instrumental, grandes obras a cappella, piezas corales de cámara, coros de ópera, entre otras. Su objetivo incluye, además, la presentación de estas obras en todo el ámbito nacional y en el exterior, la realización de conciertos didácticos, la participación en actos oficiales y la promoción de la actividad coral.

Amnon Weinstein
El luthier israelí Amnon Weinstein se ha fijado el objetivo de iniciar y promover en el mundo conciertos y proyectos educativos relacionados con los violines. Para ello trabaja con orquestas y artistas tanto en Israel como en el exterior. Fue distinguido por el presidente de Alemania con la Medalla de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, que le fue entregada por el entonces ministro de Relaciones Exteriores de la República Federal de Alemania, Frank-Walter Steimmeier, en una ceremonia llevada a cabo en el Museo Judío de Berlín, el 14 de diciembre de 2016. La Asociación Alemana-Israelí ("Deutsch-Israelische Gesellschaft e.V.") le otorgó la Medalla Ernst Cramer por el proyecto Violins of Hope.

Weinstein, quien toca la viola y la trompeta, aprendió primero con su padre el arte de la construcción de violines. Luego estudió durante tres años en Cremona con Pietro Sgarabotto, Giuseppe Ornati y Ferdinando Garimberti. También estudió en París con el luthier Etienne Vatelot. En 1982, en Salt Lake City, ganó la medalla de oro y el certificado de excelencia al mejor sonido de violín. Es miembro de la Entente Internationale des Maître Luthiers et Archetiers d’Art y del Bienfaiteur de Groupement des Luthiers et Archetiers d’Art de France. Asimismo, fue miembro de la Violin Society of America. Integró el jurado para la competencia de luthiers de violines en Salt-Lake City en 1998 y en el Etienne Vatelot Concours en 2004 en París. Fue galardonado con el prestigioso premio “Ole Bull”, en Bergen, Noruega, en 2007.

Como uno de los fundadores de los Keshet Eilon Violin Master Courses, condujo un taller de manufactura de violines y dió clases sobre historia, construcción y cuidado de instrumentos. Nació en Palestina en 1938. Su padre fue violinista y pianista oriundo de Vilna. Amnon es luthier de violines en segunda generación y hasta la actualidad trabaja en Tel Aviv con su hijo Avshalom. Amnon Weinstein es el protagonista de algunas películas documentales, entre ellas Le Voyage d'Amnon y Violins in War Time, y ha participado en un documental sobre Bronislav Hubermann y la Orquesta Filarmónica de Israel: Orchestra in Exile.

Avshalom Weinstein
Avshalom Weinstein, luthier israelí, representa la tercera generación de luthiers de su familia. Se formó con su padre, Amnon Weinstein. Comenzó a trabajar con él en 1998 en su atelier en Tel Aviv como luthier y restaurador de violines, violas y violoncellos del más alto nivel. Se perfeccionó en la tradición de la Escuela Internacional de Luthería en Cremona y de la escuela francesa de restauración. Cada verano desde 1998, Avshalom se ha unido a su padre en el taller de la escuela “Keshet Eilon“, donde se dictan clases magistrales para la manufactura de violines y de arcos dirigidas a jóvenes violinistas. En 2006, también fue invitado a integrarse al Programa CAKA (Cihat Askin and Kucuk Arkadaslari), y desde entonces se ha desempeñado en sus cursos. Avshalom estableció su propio taller en Estambul en 2009. Aquí continúa la tradición familiar.

Desde el mismo año, también se ha formado en la reparación de arcos con el constructor de arcos Daniel Schmidt, de Dresden. Junto con su padre, Avshalom es co-fundador del proyecto Violins of Hope.

Marcelo Lombardero
Vinculado a la ópera desde su infancia, primero como integrante del Coro de Niños y del Coro Estable del Teatro Colón y, más tarde, como reconocido barítono en teatros de América y Europa, tras retirarse como cantante en 2005 para asumir la dirección artística del Teatro Colón –donde también creó y dirigió la Ópera de Cámara– comenzó su carrera como director de escena.

Ha colaborado también con otros importantes teatros del país, como el Argentino de La Plata, donde fue director artístico. Tuvo a su cargo las puestas de Mahagonny Songspiel, Al claro de luna con música de Monteverdi, Ravel y Debussy y Aventures et Nouvelles Aventures de Lygeti. En el Colón realizó nuevas producciones de El castillo de Barbazul, La fanciulla del West, Dialogues des Carmélites, Der Kaiser von Atlantis, Der König Kandaules, Jonny spielt auf y Wozzeck.

Trabajó en importantes escenarios de Europa y América. Por citar algunos títulos, llevó a escena Otello de Verdi y Rossini, The turn of the screw, La vida breve, Tristan und Isolde, María de Buenos Aires, Tosca, Suor Angelica, Manon Lescaut, Macbeth, La clemenza di Tito, Las bodas de Fígaro, The Rake´s Progress, Ariadne auf Naxos, Das Rheingold y Don Giovanni.

Recibió premios en Argentina (Críticos Musicales, ACE, Teatros del Mundo, Clarín, Konex y María Guerrero), Polonia (por la producción de Lady Macbeth de Mtsensk en el Teatr Wielki de Poznan), México (el Lunas por Carmen en el Palacio de Bellas Artes) y Chile (Círculo de Críticos de Arte de Chile por Billy Budd).

Presentó el espectáculo conformado por las obras Colaboración y Tomar partido de Ronald Harwood en el Complejo Teatral de Buenos Aires, con gran éxito entre la crítica y el público.